logo

PRUEBAS

18/04/2012

Primer contacto con la nueva Chevrolet S10

En el lanzamiento de la pick-up del moño en Argentina, Mega Autos digital tuvo la posibilidad de sentarse por primera vez al volante de la nueva S10 en su versión tope de gama LTZ con caja automática de 6 marchas. Te contamos las primeras impresiones.

Primer contacto con la nueva Chevrolet S10

Lo prometido es deuda. Como te habíamos adelantado en la noticia del lanzamiento de la nueva S10, Mega Autos digital tuvo la posibilidad de manejar la versión tope de gama de la renovada pick-up de Chevrolet.

Lo primero que llama la atención es el diseño exterior, que buscar posicionar a la pick-up tanto como una herramienta de trabajo, como un vehículo para uso familiar. Sus líneas combinan robustez y elegancia, y su frente adopta la nueva identidad global de la marca, enfatizada con su parrilla bipartita.

En la cabina notamos un amplio espacio tanto en las plazas delanteras como en las traseras. La posición de manejo es buena, y la versión probada, que es la tope de gama, posee tapizado de cuero y regulación eléctrica para el conductor. El nuevo diseño interior deja todos los comandos al alcance de la mano, y se aprecia un refresh “modernista” acentuado en la consola central por el climatizador en forma circular.

En la Estancia “La República”, y a bordo de la S10 LTZ con caja automática de 6 velocidades -con comando secuencial-, nos dispusimos a recorrer el trazado de casi una hora de duración, preparado por la marca, para los periodistas especializados invitados al evento.

Hablando en primera instancia del corazón de la pick-up, se trata de un propulsor desarrollado por la firma italiana “VM Motori”, y es el mismo que equipa en todo el mundo a la Colorado o S10, según el mercado.

Uno de los elementos más destacables de la nueva S10 es el tren motriz. Las prestaciones del motor 2.8 litros turbodiesel CTDI de 180 CV y 440 Nm de torque a partir de las 2000 RPM, y la excelente relación de cada una de las marchas, se perciben en cada metro recorrido, haciendo casi imperceptible el paso de los cambios con gran precisión y agilidad, incluso en las variadas dificultades planteadas por el exigente circuito.

La tracción cuenta con accionamiento electrónico y demostró una buena respuesta en el recorrido, sobre todo al momento de “casi” sumergir la pick-up en una de las pruebas de vadeo planteadas por Chevrolet, donde el agua llegaba -y en algunos casos sobrepasaba- la línea inferior de las puertas, demostrando -entre varias cosas- la hermeticidad del vehículo.

Otro de los puntos fuertes es la capacidad de arrastre. En las pruebas posteriores, realizadas por instructores calificados, se pudo ver a la nueva S10 arrastrando desde un tronco a una tolva, dejando en claro su capacidad de arrastre de hasta 3.500 kg.

Lamentablemente, hay un punto débil en la nueva S10 en el apartado de seguridad, enfatizado por la ausencia del sistema ISOFIX para las sillas para niños y la presencia de sólo dos airbags (delanteros), aunque de serie sí incorpora muchos importantes elementos como frenos ABS con EBD, barras de protección laterales, columna de dirección colapsable e inmovilizador de motor, y las versiones LTZ añaden control de estabilidad, control de tracción, faros antiniebla delanteros y traseros.

Seguramente en breve tendremos la posiblidad de realizar un análisis más profundo de la mano del Profe Alberto Juárez.

No te olvides que la nueva Chevrolet S10 sigue disponible a la venta a precio de lanzamiento hasta el 30 de abril de la siguiente manera:

Chevrolet S10 4×2 LTZ MT $200.071

Chevrolet S10 4X4 LTZ AT $251.082

 

Textos y fotos: Mariela Romeo



COMENTARIOS