logo

PRUEBAS

13/02/2012

Primer contacto con el Peugeot 308

Manejamos en Mendoza el nuevo mediano bicuerpo con el que Peugeot busca retomar el liderazgo del segmento, que supo mantener durante 6 años con el 307. Las primeras impresiones al volante y todos los detalles del nuevo 308 en la nota.

Primer contacto con el Peugeot 308

La marca francesa Peugeot organizó en la ciudad de Mendoza el lanzamiento del 308, su nuevo mediano bicuerpo fabricado en Argentina, que llega para reemplazar al exitoso 307, que fue una referencia del segmento durante la última década y líder en ventas durante 6 años consecutivos.

El 308 evoluciona en múltiples direcciones, y en línea con el camino hacia la alta gama que ha emprendido la marca, presenta mejoras sustanciales respecto de su antecesor en aspectos como el diseño, el equipamiento de confort y seguridad, y en el comportamiento dinámico, que ya era una característica destacable.

Con la cordillera de los Andes y los viñedos mendocinos como espectacular marco para tomar este primer contacto con el nuevo modelo, iniciamos la prueba a bordo de un 308 con el motor naftero de 2.0 litros y 143 Cv asociado a una caja manual de 5 velocidades, con el nivel de equipamiento Feline ($137.400), el más completo de la gama. En el segundo día de pruebas, también pudimos manejar una unidad equipada con el motor 1.6 HDi de 115 Cv, también con caja manual, y el mismo nivel de equipamiento ($144.000).

Peugeot 308

Las prestaciones dinámicas del 308 continúan en la línea de su predecesor, transmitiendo gran seguridad, e inclusive han sido mejoradas producto de las evoluciones en el sistema de suspensiones, que filtran muy bien las imperfecciones del terreno. De todos modos, hay que tener algo de cuidado con las llantas debido al bajo perfil de los neumáticos (225/45 R17). Estas contribuyen con su buen calce a la estabilidad, pero resignan un poco de confort en caminos irregulares.

La dirección, asistida variable, también ha sido perfeccionada. Es precisa y firme a altas velocidades y confortable en las maniobras a baja velocidad.

Peugeot 308

El motor naftero, que ya conocemos del 307 y el 408, le sienta bien al 308, con buenos valores de aceleración (9,6s de 0 a 100) y velocidad final (206 km/h) aunque sería deseable una 6ta marcha para que el motor viaje más relajado a altas velocidades. En cuanto a la mecánica diesel, sorprende gratamente el poder de aceleración y de reacción -inclusive en exigentes caminos de montaña-, con entrega de potencia desde muy bajas revoluciones.

Peugeot 308

Si el diseño ya era una característica distintiva del 307, en el nuevo 308 este atributo se ve realzado con líneas más modernas, integrando los nuevos códigos estilísticos de la marca, que resultan en un auto dinámico, elegante y deportivo a la vez.

En el frente, la amplia toma frontal se ve flanqueada por los faros elípticos que acentúan el estilo felino, bien típico de la marca, y un nuevo sistema de luces diurnas de led en forma de boomerang, que le dan un toque tecnológico. La vista frontal también se ve enriquecida por el imponente techo cielo, que se extiende desde el parabrisas, hasta las plazas traseras, contribuyendo al estilo moderno del vehículo.

El lateral se caracteriza por líneas limpias y sobresale por los generosos espejos retrovisores de formato ovalado y por las grandes llantas de 17 pulgadas, que aportan a la deportividad. Atrás, se destaca el león sobre la tapa del baúl, que se ve reforzado por el nombre PEUGEOT, y el deflector negro que aloja dos embellecedores cromados. Las ópticas, de atractivo diseño, son completamente rojas e integran la totalidad de luces, de posición, freno, reversa y guiño.

Peugeot 308

Puertas adentro, el 308 mantiene la tradición de la marca de ofrecer una atmósfera interior realmente confortable. El nivel de los materiales -suaves y agradables al tacto- y los encastres y detalles de terminación, muestran un salto en calidad respecto de su predecesor.

Contribuyen a la sensación de bienestar y al confort interior, el moderno diseño del tablero de instrumentos y la consola central y el completo equipamiento que incluye una pantalla plegable de 7″ con navegador integrado, el techo cielo, que aporta una luminosidad sobresaliente y el climatizador automático bi-zona con 13 salidas que ayudan a refrescar el ambiente cuando viajamos con el techo al descubierto.

Peugeot 308

El confort acústico es otro de los aspectos salientes del nuevo 308. La insonorización del habitáculo está muy bien lograda gracias a la utilización de materiales antifricción y aislantes de mayor densidad que filtran todo tipo de ruidos de rodamiento o motorización. De hecho, a bordo del 308 HDi hay que esmerarse para darse cuenta de que viajamos en un “gasolero”.

La seguridad es otro de los apartados en los que ha crecido considerablemente el nuevo modelo, incorporando ahora 6 airbags (frontales, laterales y del tipo cortina) y sistema de control del estabilidad (ESP), que se suman a otros dispositivos que ya equipaba el 307 como los frenos a disco en las cuatro ruedas o el ABS.

Peugeot 308

Buscando dominar nuevamente el segmento en el que se desempeña, el Peugeot 308 tiene el gran desafío de continuar con el éxito del 307, que como decíamos fue líder durante 6 años consecutivos. Con un renovado y moderno diseño, y una mayor dotación de seguridad, tecnología y confort, le sobran argumentos para estar a la altura de las circunstancias.

 

Fotos y textos: Ezequiel Herraiz – enviado a Mendoza



COMENTARIOS