logo

PRUEBAS

20/07/2012

Prueba: Peugeot 308 1.6 HDI Feline

La anterior prueba del Peugeot 308 1.6 nafta y ahora la del HDI de igual cilindrada nos ha permitido confirmar y ampliar las impresiones del modelo y definir características resultantes de la diferente motorización.

Prueba: Peugeot 308 1.6 HDI Feline

A modo de introducción, repetimos lo ya publicado en la prueba del 1.6 nafta: El 308 fue presentado en Europa en el otoño de 2007 y a los pocos meses la unidad número 1.000.000 salía de la línea de producción de Sochaux, uno de los centros industriales que el Grupo PSA posee en Francia, donde se fabrican 1.000 unidades/día. A la hora de implementar la estrategia de producto regional, la planta que el Grupo posee en El Palomar, Provincia de Buenos Aires, fue la elegida para la fabricación del reemplazo del 307. Destinado a proveer el mercado regional, el objetivo para 2012 de la automotriz es producir 30.000 unidades del 308, 50% de las cuales se exportarán al Mercosur.

No hay nada que agregar respecto de su diseño exterior, extensamente detallado en la prueba del 1.6 naftero.  En esta ocasión, para testear al 1.6 HDI del 308 nos dirigimos a Córdoba, más precisamente a La Cumbre, donde recorrimos diferentes tipos de superficies para confirmar y ampliar las impresiones anteriores.

Interior

En el interior se destaca el buen gusto en la combinación de colores, materiales de las coberturas, calidad del cuero del tapizado, apliques metálicos, cromados, aluminio pulido, pedalera, apoyapie izquierdo, pomo de palanca, etc., etc., etc.; la totalidad luce aún más por la luminosidad resultante del techo cielo.

El frío intenso en La Cumbre, Córdoba, permitieron confirmar lo mucho que le exige el techo cielo al climatizador, en esta versión automático y dual, que si bien logra alcanzar la temperatura elegida, requiere su tiempo.

Las butacas son ergonómicamente correctas, la del conductor cuenta con regulación de altura, igual que en el volante, que suma la de la alcance con lo cual se puede alcanzar una excelente posición de conducción. La visibilidad hacia delante y en los planos laterales es muy buena, destacada en el ángulo ciego de cruce, ajustada hacia atrás, revalorizando el sensor de aproximación con definición de zona en la maniobra de estacionamiento, que se refleja en la pantalla del GPS.

El 1.6 HDI de 115 CV y 24,5 mKg de torque utilizado por Peugeot-Citrôen es un motor ruidoso. En el exterior la buena insonorización bajo capot no logra disimularlo, valorando esto aún más el aislamiento del habitáculo, donde se midieron valores similares a los modelos nafteros.

Performance

Cuando se probó aceleración y poder de reacción, lució en toda su dimensión el importante torque de 24.5 mKg a partir de 1.500 rpm del HDI turbo; suficiente para disimular los 100 Kg que suma este modelo respecto del 1.6 nafta e incluso fue mejor la performance en esa referencia. Sin duda los Diesel Turbo proporcionan ese plus de fuerza motor que permite mover muy bien desde 0 y facilitan la maniobra de superación de otro vehículo. Llega a 100 km/h en 11s75 y en menos de 34s0 pasa en el kilómetro, donde supera los 150 km/h. Además de las tres versiones del modelo, es la de mejor respuesta, recuperando de 80 a 120 km/h.

Los papeles se invierten en la velocidad máxima, donde los 176 km/h a 4.200 rpm en 5ª son 10 menos en relación al 1.6 nafta.

Excelentes valores se observaron al probar los frenos en exigencia extrema. Mejoraron a las otras versiones del modelo en casi todas las velocidades a 0, explicable por el aporte del freno motor donde la compresión del Diesel es casi el doble que en el nafta.

La economía de bolsillo fundamentalmente es en litros, no tanto de bolsillo, pero sí es notable la ganancia en autonomía, compartiendo las tres versiones el tanque con 60 litros de combustible.

Ficha técnica y equipamiento

Dinámica

Para el 308, Peugeot ha elegido valores elásticos con tendencia ligeramente deportiva, aspecto acentuado por el rodado 225/45 R17. En el circuito urbano, las irregularidades que permanecen intocables en Buenos Aires en tiempos alejados de las elecciones, provocan un comportamiento cercano al límite del confort. Dinámicamente se destaca el buen poder de reacción resultante de los 25 mKg de torque a partir de 1.500 rpm; la dirección directa, precisa, bien asistida y con menos de 5.5 m de radio de giro según lo medido, pues no hay datos oficiales, le permiten un ágil desplazamiento en el tránsito citadino.

Conclusiones

Este mediano con buen espacio habitable, aunque no óptimo para las piernas en las plazas traseras, es de los mejores en equipamiento de confort y seguridad dentro del segmento donde interviene. La motorización es correcta aunque no sobresale, le vendría muy bien la 6ª marcha. Respecto de su competencia, el precio del modelo de esta prueba tiene ese plus que le pone Peugeot a sus productos y que viene a reemplazar un auto de singular éxito. Posee argumentos para continuar la performance, aunque no la estridencia que produjo la presentación del 307.

 

Textos: Alberto Juárez

Fotos: A. Juarez / Mariela Romeo

COMENTARIOS